domingo, diciembre 23

No me sorprende estar sorprendido.

Voy a escribir algunas ideas. Desordenadas, al azar, sin puntería ni objetivo exacto. Voy a escribir algunas cosas que rebotan en mi cabeza que van de aquí para allá, de allá para acá buscando una salida y al final  se la he dado aquí en este blog casi olvidado.
Crees saber que el mundo es grande y no cabe en dos o tres definiciones, crees que sabes que el mundo te va a sorprender, pero una cosa es la teoría  y otra muy diferente cuando el mundo te sorprende con sus locuras, con sus variedades o simplemente con la realidad de que eres demasiado pequeñito y tus experiencias siempre se quedaran cortas ante la variedad y capacidad del mundo.
Crees saber algo y de pronto ¡zas! te explota en la cara la realidad no sabes nada, hay autores que no has leído  (o siquiera oído de ellos) hay sabores que no has probado, sensaciones que no has sentido, colores que no has visto, sentimientos indefinibles y al final debes simplemente terminar asintiendo, abrir la boca (en señal de admiración) y reconocer que como ya lo dijo el poeta el mundo es incontable, aun así gracias a los que hacen el esfuerzo de contarlo.  Tal vez si fuera poeta no me complicaría tanto y podría decirlo tal y como lo dijo Benedetti:

No vayas a creer lo que te cuentan del mundo
en realidad el mundo es incontable
en todo caso es provincia de ti
no vayas a creer lo que te cuentan del mundo
aun los que te aman mienten sobre
probablemente sin saber que mienten
en la vigilia te sentirás lejano
testigo de tu mundo desde el mundo
sin nubes de tu aliento en los cristales
la humareda del hombre se elevar en la noche
y no sabrás de donde viene el fuego
pero la expectativa te volver humilde
en el mundo el abismo es un oficio
las preguntas en vano / una vieja costumbre
los desatinos / marca de abolengo
no vayas a creer lo que te cuentan del mundo
(ni siquiera esto que te estoy contando)
ya te dije que el mundo es incontable

Benedetti.


jueves, agosto 30

Internet y yo: Aquel viejo amigo. (Primera de muchas reflexiones)

"Al final, utilizas Internet cuando lo necesitas. Es como cuando empiezas a ir al supermercado, que compras todas las ofertas y después ya sabes que tienes que comprar una lata de atún y un bote de suavizante."
Joaquín Oristrell

Papá y yo estuvimos sentados unas cuatro horas entre cables y llamadas telefónicas. Aquel día papá había llegado a casa con un cd y un paquete de instrucciones para poner conectarse a aquel reciente y maravilloso invento llamado Internet. El asunto era de lo más novedoso pues para aquel entonces yo apenas conocía de oídas sobre una persona que contaba con el mágico servicio y según palabras de mi padre era como “viajar a todo el mundo en apenas unos minutos” 

Nuestros conocimientos de módems y configuraciones telefónicas en la pc era nulos de modo que nos tocó marcar una cantidad infinita de veces al servicio técnico para solicitarles ayuda en aquel cibernaufragio. Por fin a eso de las dos de la mañana la computadora empezó a zumbar con ese sonido indescriptible -iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuoooooooooooooooooooooiiiiiiiiii- que producían los arcaicos módems de 56kb antes de conectarse en la red. 

Ante nosotros se abrió un mundo de probabilidades bastante limitadas pues para aquel entonces Internet era aun un experimento difícil de clasificar. Y yo con mis doce u once años me convertía en un pionero. 

Crecí con el Internet, al igual que muchas personas de mi generación. Esta mañana mientras hacíamos fila en un café conversaba con Hannah al respecto. Ambos estamos leyendo el libro “Little Brother” de Cory Doctorow  para nuestra clase de literatura. El libro es un interesante relato en la época del Internet, sus libertades y peligros. 

-El asunto es- decía yo mientras me decidía entre una empanada de queso o una de carne- que nosotros crecimos junto con el Internet, cuando lo conocimos el internet era un adolescente lleno de espinillas inseguro de su futuro. Nosotros le admirábamos y le temíamos al mismo tiempo, aprendimos a usarlo pero también a protegernos de él, descubrimos de mala forma que no todos los archivos que te envían tienen buenas intenciones y que no todos los que te saludan con un efusivo -¡hola!- en el chat son amigos. Esta generación en cambio ha crecido con el Internet como una celebridad, un monstruo de colosales dimensiones que te pregunta constantemente: ¿Qué comes? ¿Qué te gusta? ¿Dónde vives? ¿Quiénes son tus amigos? Y los muchachos o no tan muchachos encandilados por las luces se dejan llevar.- 

El Internet resulta por un lado un oasis de conocimiento y accesos envidiables. Nunca antes conocer sobre algo fue más fácil pero al mismo tiempo nunca antes fue tan fácil engañar a las personas. En Internet se cumple el sueño de tener al alcance de la mano el mundo pero también parece apuntar a las peores pesadillas de Orwell, Huxley o más recientemente Cory Doctorow.

Tenía que escribir este post y aunque no lo prometo me gustaría empezar a escribir una serie de reflexiones sobre lo que esta ocurriendo en el internet o con el internet y como este sí esta cambiando el mundo, la pregunta es ¿en qué?

martes, agosto 7

Como se logran las metas

Hace aproximadamente unas 12 semanas yo no podía correr ni 10 minutos sin quedarme sin aliento, con dolor en las piernas, y mucha frustración.  Patético, quizás, pero era la realidad.  Estaba en pésimas condiciones.  Tenía meses -¿años?- diciendo --Voy a empezar a correr. Voy a empezar a hacer ejercicio-- Y nunca lo hacía o salía una vez me esforzaba demasiado y quedaba exhausta de todas maneras y sin ganas de repetirlo nunca.  

Siento como si estuviera escribiendo alguna propaganda para algún producto -- pero no, aunque ni yo lo pueda creer, el domingo pasado pude correr mi primera carrera de 5 kilómetros.  ¡Corrí!  No caminé en ningún momento y pude terminarlo (cansada) pero lo terminé.  Fue una sensación increíble.

Lo más increíble de todo es que no es algo que logré tomándome alguna pastilla mágica.  Fue resultado de cambios pequeños pero constantes que mantuve a lo largo de las últimas 12 semanas, además del apoyo de mi amigo (coach) Ángel y mi esposo Ariel quienes corrieron conmigo a mi paso de tortuga y no dejaban que me desanimara. 

Considero que lo que he aprendido en esto son las siguientes cosas, para lograr las metas hay que:
  • empezar de una manera pequeña (no intentar hacer demasiado en muy poco tiempo).
  • pedir ayuda, conseguir quien te apoye y te mantenga comprometido/a con tu meta.
  • reconocer que eres tú el que tiene que hacer el cambio, por mucho que te apoyen, tu tienes que levantarte a correr o a hacer la cosa que te hayas propuesto nadie lo puede hacer por ti.
Espero poder mantener el buen hábito y así la energía para correr y ser una persona más saludable y balanceada este año (otra meta que voy logrando de a poquito).

viernes, agosto 3

Educación de clase mundial, ¿gratis?

En estas últimas semanas he estado reflexionando mucho en cuanto a lo que me motiva y lo que le da sentido a mi vida.  He gozado del tiempo para empezar y terminar de leer libros.  He aprovechado el tiempo para empezar a trabajar como voluntaria para GlobalVoices, cosa que hace tiempo he querido hacer pero no había encontrado cómo balancearlo con todo lo demás en mi vida.  He sentido la satisfacción de entrenar para mi primera carrera de 5 kilómetros.  Y en la última semana, he disfrutado de la oportunidad de unirme a unos miles de personas más en un experimento educativo llamado Coursera. Y esto es lo que me ha inspirado a volver a escribir aquí.

Coursera es una compañía de emprendimiento social asociada las universidades más prestigiosas del mundo para ofrecer cursos en linea para que cualquiera las pueda tomar, gratis. En las palabras de ellos:
Visualizamos un futuro donde las mejores universidad están educando no solamente miles de estudiantes, sino millones... Esperamos darle a todos el acceso a la educación de clase mundial que hasta ahora a estado al alcance de unos pocos.  Queremos darle oportunidades a las personas con una educación que va a mejorar sus vidas, las vidas de sus familiares, y las comunidades en las que viven.
Coursera empezó este verano y ya tiene una gran variedad de cursos en todas las áreas, incluyendo Humanidades, Medicina, Biología, Ciencias Sociales, Matemáticas, Administración, Informática, y muchos más.  Hasta vi un curso en Nutrición Equina que ofrece la Universidad de Edinburgh.  Decidí inscribirme en uno de los cursos por curiosidad y porque me gusta aprender.  Entre las lecciones del profesor, las lecturas (que la mayoría he podido conseguir gratis en internet), los ensayos (calificados por compañeros), y el foro parece ser un experimento interesante y con mucho potencial.  

No sé cómo esto va a cambiar el mundo de la educación, pero para mi es una oportunidad genial ya que me gusta aprender pero a veces me siento limitada porque el costo de tomar cursos de las mejores universidades es realmente prohibitivo.  Estoy apenas en la segunda semana de mi curso que termina el 10 de octubre, tendré que regresar en unas semanas para darles una actualización en cuanto a mi educación virtual en Coursera.

lunes, julio 9

De lo visto y lo sentido en el Summit de Global Voices.



Quien haya intentando alguna vez escribir probablemente me comprenderá cuando digo que me aterra hacerlo. No quiero ser mal interpretado: me encanta escribir pero me aterra hacerlo sobre cosas especiales, sobre cosas profundas o cosas hermosas pues acabo descubriendo que mis recursos como escritor son demasiado limitados, toscos, deformadores y de ese modo acabo haciendo un burdo monigote de lo que me gustaría haber contado. Es tan difícil pasar las ideas al papel y convertirlas en un escrito real. Es por eso que he demorado varios días con cientos de ideas dando vueltas en mi cabeza, con el corazón lleno de emociones y los dedos ansiosos de tocar el teclado. He demorado pues he querido hacer algo bueno, justo, acordé a lo que estoy queriendo escribir y aunque es probable que fracase en el intento, también llega el momento en el cual escribir se convierte en un deber impostergable. Heme aquí a las seis de la mañana. 

La semana pasada estuve en la reunión en el Summit de Global Voices, ya en otras ocasiones he escrito sobre ellos en mi blog y lo mucho que me gusta y emociona sentirme parte de una comunidad tan variopinta pero con el objetivo en común de hacer escuchar al mundo. Alguna vez escribí sobre mi experiencia como parte de la organización, pero la verdad es que yo no tenía ni idea de lo grande que es Global Voices y nunca me sentí más parte de esa comunidad como lo hago ahora. 

Pero vayamos por partes. El Summit se realizó en Kenia y con ello hubo experiencias únicas y nuevas que relataré en otro post más adelante. Un país muy lejos de mi cálido Panamá que me sorprendió con un frío que acabo por resfriarme. Luego vino el reto del idioma (al cual probablemente dedicaré otro post en otro momento) y finalmente el reto de conocer a tantas personas nuevas en corto tiempo. Era agotador por donde se mirase. 

6 personas, 6 nacionalidades diferentes y ¡tanto en común!
Pero nada podría haberme preparado para lo que iba a ocurrir. Conocer a personas de todas partes del mundo y sin embargo tener tantas cosas en común es algo que no puede ocurrir muchas veces en la vida. Conocer a personas por cinco minutos, conocer su nombre y lugar de procedencia y luego enfrascarse en conversaciones sobre Žižek, sobre política o inclusive algún tema más profundo era algo extraño al mismo tiempo que encantador. 

¡Eran tantas personas interesantes aglutinadas en un mismo lugar! Hubo casos en los cuales conocí a una persona, tuvimos una conversación profunda e intensa de esas que desearías tener cada dos o tres días, no obstante nunca volvimos a conversar pues habían tantas cosas que hacer, tantas personas por conocer, tantas cosas nuevas que escuchar y aprender. 

Con otros la amistad se extendió un poco más, conversamos, reímos, nos preocupamos y al final puedo decir que mi corazón quedó regado en varias parte del mundo pues a pesar del corto tiempo uno siente que hizo amigos, hermanos, que pertenece a una familia. 

Algo impactante fue conocer a personas que realmente se juegan la vida haciendo el trabajo de darle voz a los no escuchados. Darse cuenta lo mucho que se esta haciendo, darse cuenta como el twitter y el Facebook no es para ellos simplemente una forma más de pasar el rato sino un recurso para cambiar su mundo no puede menos que hacerme sentir minúsculo y retado. 

Hay muchas cosas más de las que podría hablar, y seguramente hablaré en algún momento, pero creo que la experiencia prima de todo el Summit, del viaje, de las conferencias etc, es encontrarse con las personas detrás de las letras, con las caras detrás de los escritos, es estrechar la mano de quien probablemente ha traducido alguno de tus post solo porque al igual que tú quería que el mundo supiera. Hay muchas palabras para describir el Summit de Global Voices pero creo que me quedó con la que utilizó mi amiga Andrea: Inspirador. 

Si las intenciones de los organizadores era emocionarnos, comprometernos, incentivarnos y llevarnos a escribir más: Misión cumplida, ahora entiendo la frase GV4EVER.

Seguramente continuara...

viernes, julio 6

Unas pequeñas vacaciones

“…hablamos en exceso, con demasiada ligereza, volvemos público lo que es privado, convertimos en clichés de falsa certeza lo que era provisional, interino, y por consiguiente vivo en el hemisferio oscuro de la palabra… En el chorro abundante de la producción actual, ¿cuándo se convierten las palabras en palabra? ¿Y dónde está el silencio necesario para escuchar esa metamorfosis?” Palabras Porvenir 23 Oct 10

Decidí hacer una pequeña busqueda en nuestro blog para ver cuantas veces hemos escrito en cuanto al "silencio".  Resulta que es un tema que surge una y otra vez en nuestro pequeño espacio.  El silencio surge por tantas razones: estar demasiado occupados, necesitar tiempo de reflexión, sufrir del famoso "writer's block", entre tantas cosas más. 

La semana pasada Ariel tuvo el enorme gusto de participar en el Summit de Global Voices.  Mientras él viajaba por Amsterdam a Nairobi yo tuve la oportunidad de volver a Washington, DC para visitar aquella ciudad tan interesante y los amigos tan queridos que viven allí.  

Al volver a casa anoche me pareció interesante escuchar las historias de Ariel (esperémos que nos cuente algunas aquí dentro de muy poco), una de las cosas que más me impactó fue considerar el riesgo que es para muchos romper el silencio al escribir sobre lo que sucede en sus paises.  Espero que mi silencio nunca se deba al miedo por lo que me pueda suceder si digo lo que pienso.

Al hacer un rápido recorido de los silencios de Contrapunto, he encontrado varias frases o ideas interesantes y tantas me han parecido apropiadas para este momento, sin embargo, voy a concluir este post en cuanto al silencio con las palabras de Henri Nouwen porque en este último viaje he disfrutado tanto el placer del silencio como el encuentro con amigos que me quieren.

"Sólo en el silencio podemos conocer en profunidadad quiénes somos y poco a poco mirarnos a nosotros mismos como dones de Dios... Pero sí afirmo que necesitamos amigos que nos quieran, que se preocupen por nosotros, que nos cuiden, con los que podamos hablar con el corazón en la mano. Tales amigos pueden curarnos de la parálisis que genera el secretismo. Pueden ofrecernos un lugar sagrado y seguro, en el que podamos expresar nuestras penas más profundas y nuestros gozos, y pueden servirnos de contraste teniendo siempre el amor como telón de fondo, empujandonos a una mayor madurez espiritual." (91,94) Henri J. M. Nouwen Silencio 20 Jul 07

En los últimos cuantos días me he dado cuenta cuanto he extrañado este espacio y estoy tan contenta de estar de vacaciones para volver a disfrutar de escribir aquí en Contrapunto nuevamente.

sábado, junio 16

Adios a un buen gato.

Si quieres escribir sobre seres humanos, ten un gato en casa.
Aldous Huxley

Así llegó Opi
Siempre me declaré como una persona de perros. Los gatos me parecían parecen demasiado arrogantes, altaneros. Caminan con esa seguridad que les hace parecer como si el suelo que pisan debería estarle agradecido e ignoran a todas aquellas personas que pretenden hacerles mimos, en cambio se restriegan y buscan el cariño de quienes les ignoran. Siempre me consideré más amigo de los perros hasta que conocí a Opi. 

Lo conseguimos pues teníamos una invasión de ratas en la casa. Un amigo me contó que tenía unos gatitos que necesitaba regalar y medio convenciendo a Hannah decidimos adoptar uno para ver si era eso lo que necesitábamos para acabar con el problema de ratas. Y así llegó Opi a nuestra casa, a nuestras vidas y poco a poco también a nuestros corazones. 

Por un tiempo pensamos que era sordomudo pues nunca maullaba y cuando le hablábamos parecía no escuchar nada. Luego descubriríamos que era su orgullo gatuno que le impulsaba a ser reservado y distante. Resultó un buen cazador. Cazaba bichos, culebras, ratones, pájaros y por supuesto el laser que me regalaron para navidad. Nunca molestaba, cuando tenía hambre se ponía un poco más cariñoso que de costumbre y una vez satisfecha su hambre volvía a ser el gato independiente de siempre. 

Le dio por salir a dar paseos en el patio de los cuales regresaba exhausto a tomar largas siestas en la ventana. Le conseguimos un collar con su nombre y nuestro numero de teléfono, en caso de que se extraviara pero nunca se extravió, siempre regresaba a dormir a casa o por lo menos a comer. 

Cuando conseguimos la refrigeradora nueva decidió hacerla su trono. Se sentaba entonces encima de ella a ver por la ventana o a tomar largas siestas. Era “el rey de la refrigeradora”. Cuando llovía por las noches solía buscar como meterse entre las sabanas y robarnos un poco de calor. 


Algunas veces salía de casa y se sentaba a observar. Solíamos bromear que era un pensador y que le hacía honor a su nombre (le pusimos Opi por Andres Oppenhaimer) Hannah y yo solíamos conversar sobre como Opi había cambiado nuestra manera de ver a los gatos. 

Y así se fue Opi =(
Ayer Opi amaneció un poco decaído. Cuando le serví el desayuno no se mostró interesado. Pensé que tendría alguna molestia estomacal y no le di mayor importancia. Luego por la tarde seguía triste y me pidió salir de la casa a caminar. Hasta ahora no ha regresado. Aun tengo un leve atisbo de esperanza pero mayormente tengo tristeza pues me temo que ayer fue la última vez que vi a Opi, se despidió de forma cariñosa, se restregó en mis piernas y salió por la puerta de atrás, se alejó caminando despacio con arrogancia, altanería como si el suelo que pisaba debía estarle agradecido. 

No se lo dije en ese momento pero se lo digo ahora: Adios Opi, gracias por ser un buen gato. Ya nos haces falta.

jueves, mayo 24

Del presidente Martinelli, la continuidad y otros ruegos.


No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo.
Henry F. Amiel


Estoy enfermo. La fiebre me recorre la frente y siento todos los huesos como si estuvieran hechos de masilla. No sé exactamente cual es el motivo, he descartado opciones y me he quedado con dos. Puede tratarse del típico resfriado de estas épocas o pudiera bien ser, y estoy casi convencido que se trata de esto, que mi organismo se hartó de leer periódicos y escuchar noticias. Pero tengo esa mala costumbre de leer en los buses, comprar periódicos para consumirlos quince minutos y extraerle todas las malas noticias y la bilis y quedar rabiando por dos o tres días cuando hace mucho tiempo el papel en en cual se encontraba impresa la noticia ha tenido otros fines más nobles. 


Creo que de tanto leer esos periódicos he acabado por enfermarme. Y más aun hoy cuando he leído las palabras nada coherentes de nuestro presidente: "Dios nos libre de la alternabilidad" (palabra que por cierto no existe pero se refiere al cambio de poder de un partido a otro) Panamá ha disfrutado, sí disfrutado, de alternabilidad desde que se re instauró la democracia y cualquiera que sepa un poquito, no yo, les dirá que ese cambio de poder es un síntoma de una democracia saludable. Pero allí no acabado todo el discurso sin pies del señor presidente, también ha dicho que en tres años su gobierno ha hecho más que todos los otros en cuarenta. Viles mentiras que él mismo ha desmentido una y otra vez cuando ha alabado las obras que han dejado otros gobiernos y que le han permitido a Panamá disfrutar del este periodo de bonanza que, mucho me temo, esta a punto de terminar. 



Cada vez que prometo no escribir de política en el blog, salen cosas como estas que se me atoran en los dedos, que me hacen rabiar y pensar ¿cómo es posible? No creo que cambie nada con escribir esto pero al menos es un alivio para mi corazón, de hecho ya empiezo a sentir como disminuye la fiebre y empiezo a tener control de mis cinco sentidos. Quiza después de todo el presidente necesite un blog (privado) y no tanto un micrófono y quien sabe a lo mejor tienen efectos curativos. 

miércoles, mayo 23

Lo obvio y lo importante.

En estos tiempos es fácil perder el enfoque de las cosas. Buscamos dinero para poder vivir y terminamos viviendo por dinero, utilizamos las redes sociales para mantenernos en contacto y terminamos siendo incontactables a menos que sea por ellas. Hacemos cosas para las personas y terminamos valorando a las personas por las cosas que tienen o decidimos trabajar en algo por "mientras" conseguimos lo que queremos y terminamos posponiendo las metas y los sueños porque hay cosas más urgentes, más necesarias, más importantes o al menos eso hemos decidido creer. 

Esta mañana me encontré con un video del grupo Calle 13 si bien ya he dicho en otras ocasiones no comparto mucho de lo que dicen y de lo que hacen, he de reconocer que en más de una de sus letras he encontrado material para reflexionar y su ritmo tampoco es malo. El vídeo no necesita explicaciones y vale la aclaración que no comparto en un cien por ciento lo que dice aun así creo en el mensaje general, en aprovechar el momento y en vivir la vida con todo, en no perder de vista las cosas importantes por estar mirando las obvias. He aquí el vídeo:

martes, mayo 22

Silencio


El silencio es la virtud de los locos.
Sir Francis Bacon


Estoy tan cansado que apenas puedo escribir. Han sido días largos, días de esperar y confiar. ¡Cuanto agota esperar! Sin embargo comprender que la vida esta basada precisamente en eso, una cadena de eventos que esperarnos y luego llegan para que podamos esperar otros. Buenos, malos o normales. 

Escribo hoy porque me he comprometido a hacerlo todos los días del mes de mayo pero si fuera por energía o por ganas o tener algo que decir simplemente no lo haría. Hoy es de esos días con mucho que decir pero sin fuerza para poder escribirlo.

lunes, mayo 21

Un ángel borracho o literatura en todas partes

Los ángeles pueden volar porque se toman a sí mismos a la ligera.
Gilbert Keith Chesterton


El problema con los problemas es que te atosigan. Se suben encima de tus pensamientos y no puedes pasar más de un par de minutos sin volver a ellos en una espiral infructuosa, más aun cuando los problemas o las cosas que te preocupan simplemente escapan de tus manos. En esas ando yo con la enfermedad de mi papá, a ratos bien, a ratos preocupado pero sintiendo constantemente un extraño peso en el corazón.

Hoy venía de regreso del hospital con muchas cosas dando vueltas en mi cabeza, daban vueltas una y otra vez y terminaban aterrizando en mi corazón aumentando más el peso que ya sentía. Como ya saben estoy empezando a leer Drácula, así que apenas tomé asiento en el autobús de regreso a casa me sumí en la lectura o más bien iba a sumirme cuando  mi compañero de asiento me interrumpe:
-¿Qué estas leyendo?- me dijo soltando su aliento alcohólico en mi nariz. 
-Un borrachín- pensé cerrando el libro y enseñándole la portada donde aparecía el colmilludo personaje. -Drácula- respondí con una sonrisa procurando regresar rápido a mi lectura aunque sabía que pronto se vería interrumpida por los problemas que rondaban mi cabeza tan sedientos como el conde del cual leía. 
-¿Te gusta la literatura?- siguió el señor  como si me hubiera sentado a su lado para conversar y no porque fuera el único asiento disponible.
-Me gusta- respondí procurando no ser grosero pero tampoco demasiado abierto al dialogo.
-¡Muy bien! hablemos de literatura- se dijo el mismo y empezó a hacerme preguntas y ha hablar sin parar durante todo el viaje. Para mi sorpresa sabía mucho de literatura, conocía a los autores rusos y su filosofía, me hizo una comparación exhaustiva entre Vargas Llosa y García Marquez y constantemente me habló de su amor por los libros, de hecho en ese momento llevaba en su bolsa "El sueño del Celta" de Vargas Llosa. El asunto es que entre historia e historia llegué a mi destino, me baje dándole un apretón de manos y el me agradeció por "hablar" de literatura, aunque sinceramente me dediqué más a escuchar. Nunca sabré el nombre del señor, solo sé que es peruano y se dedica a hacer "carritos" de comida ¡ah! y que ama la literatura, pero él sin darse cuenta hizo mi viaje mucho más tranquilo y distraído, me hizo pensar en otras cosas, entre ella recordar porque me encanta llevar siempre un libro conmigo, es como una marca secreta entre lectores.
Le conté la historia a Hannah en la tarde y me comentó.
-A lo mejor era un ángel... un ángel borracho.
Y yo pienso que podría ser verdad. 

domingo, mayo 20

De la CSS, los prejuicios y una conclusión muy parcializada.


"El mayor amigo de la verdad es el tiempo; su más encarnizado enemigo, el prejuicio."
Charles Caleb Colton


Somos mal agradecidos de forma predeterminada. A veces con razón, a veces sin ella. La vida es tan buena y dulce, tanto que se nos olvida constantemente su lado duro y difícil. Pero ese mismo lado al que todos rehuimos suele darnos los chispazos más grandes de bondad humana, justo cuando uno cree que el ser humano es un ser desechable aparecen personas que nos recuerdan lo contrario. 

Como ya he escrito en un post de la semana pasada hemos tenido una semana complicada de hospitales. La familia ha sido bastante sana en general, mi papá a sus cincuenta y cinco años por primera vez esta hospitalizado. Y aunque ya esta bastante mejor la seriedad del asunto nos sorprendió a todos. 

Para colmo en Panamá la Caja del Seguro Social se fue a paro la semana pasada. ¿Cuándo no? Así que al internar a mi papá de urgencias temíamos que fuera mal atendido y absorbido por un sistema colapsando. No obstante para mi sorpresa la atención que recibió fue de primer nivel. La eterna queja de funcionarios con cara de pocos amigos, trato grosero e indiferencia no existió, por el contrario (a excepción de un caso) me encontré con seres humanos auténticamente preocupados por ayudar a los demás, personas amables y atentas dispuestas a escuchar y a dar de su tiempo para ayudar a los enfermos. Me encontré con palabras comprensivas y una autentica preocupación porque yo pudiera entender lo que estaba pasando. 

Me hizo pensar en lo fácil que podemos empaquetar y etiquetar a las personas por lo que hacen en una institución o la “fama” que han adquirido con el tiempo. Y mientras muchos panameños miraban con repelencia a los funcionarios de la CSS por sus protestas, yo me encontraba maravillado de su capacidad de ser gente, de su eficiencia y su empatía. Ya sé, me imagino que puede haber casos malos y malas experiencias, pero no ha sido la mía. 

Y así en un tono muy parcializado y muy conmovido por lo hecho me gustaría decir que aunque no estoy de acuerdo con el paro, las protestas y el vandalismo, quizá, después de todo se merezcan el aumento y más aun quizá, después de todo se merezcan una reivindicación de todas las pestes que de ellos se ha hablado. Aun cuando muchas podrían ser ciertas, no es siempre.

sábado, mayo 19

De Twilight a Drácula

La literatura es una extraña máquina que traga, que absorbe todos los placeres, todos los acontecimientos de la vida. Los escritores son vampiros.
George Bernard Shaw


Estoy por empezar a leer el Drácula de Bram Stoker. Me he rendido por vigésima vez con los tres mosqueteros pues pese a mis intentos de ser culto y leer un "clásico" se me ha atravesado en el camino la decepción con un D'Artagnan mucho más mundano y menos heroico del que me habían pintado las series, las películas y todos esos derivados de la novela. 

Así que avergonzado de mi falta de "cultez" he decidido pasarme a Drácula, ya sé, ya sé, debería ser un lector más disciplinado, sobre todo si pretendo escribir pero créanme esta en la lista de los libros "muy difíciles" de leer para mí pero con los cuales aun no me rindo; algún día.

Por otro lado he tomado a Drácula por el objeto de culto en que se han tornado los vampiros los últimos años. Ya escribí en otra ocasión mis opiniones sobre Crepúsculo y digamos que me he sentido un poco apenado por tener que juzgar a los vampiros en base a un personaje descafeinado, pálido y con serios problemas para madurar, ser un adolescente a pesar de tener cientos de años es por lo menos un caso clínico. Y he decidido leer el clásico que dio origen a la leyenda, digamos que también he escuchado buenos comentarios, aunque también los he escuchado de los Tres Mosqueteros y ya me ven.

El asunto es que espero una reivindicación del  colmilludo y su clan pues si bien no espero que me de miedo al menos me gustaría sentir un poco de respeto pues mis últimos intercambios con seres literarios que tienen colmillos y chupan sangre me han provocado lastima. Total más daño hacen los mosquitos. 

viernes, mayo 18

Familia es Familia

El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.
Gilbert Keith Chesterton 


Últimamente ser de mi familia se ha vuelto una cosa peligrosa. No porque hallamos entrado en el complicado mundo de la mafia ni nada por el estilo pero simplemente en los últimos días varios miembros de mi familia se han puesto de acuerdo para enfermarse, hacernos pasar más de un susto y tener que movernos entre hospitales. 

Mi papá esta bastante enfermo con una especie de infección estomacal, aunque hoy hemos recibido algo de buenas noticias. Mi abuelo tuvo que ser llevado de urgencia y mi tío cayó de sus muletas y se quebró una pierna, de la cual ya le habían amputado de la rodilla hacía abajo. Por un tiempo el resto de miembros de la familia que quedábamos "saludables" nos miramos los unos a los otros preguntándonos quien sería el siguiente en caer pero al parecer y por ahora las cosas se han tranquilizado  aunque aun es necesario estarse moviendo entre hospitales y esperar que la salud regrese a los caídos.

No obstante algo bueno que sale de todas estas adversidades es ver a la familia unida. Preocuparse los unos por los otros, estar pendientes los unos de los otros y dispuestos a hacer lo que sea con tal de ayudarnos. No siempre es así hay que reconocerlo, hay más de una ocasión en que uno se pregunta ¿y cómo es que soy familia de este? Sin embargo en momento así es donde queda la sensación de no estar solo y cae como anillo al dedo la frase de Ruben "familia es familia" 

Así que mientras por un lado fue una semana difícil también fue una semana para recordar esas cosas básicas que por ser tan básicas a veces se pierden entre el afán diario. 

jueves, mayo 17

De oportunidades, empatía, Kenia y Global Voices.


Acepta los riesgos, toda la vida no es sino una oportunidad. El hombre que llega más lejos es, generalmente, el que quiere y se atreve a serlo.
Dale Carnegie


Hace un año y tanto comentaba en este blog sobre la aventura de empezar a escribir para Global Voices. La experiencia ha sido más que satisfactoria, ha sido retadora y no puedo ni siquiera empezar a enumerar la de cosas que he aprendido al escribir posts sobre Panamá y como miran las personas lo que sucede con el país.


Global Voices es una comunidad de muchísimos bloggers y tuiteros que al igual que yo sienten ese deseo de poder hacer algo más que quejarse, de poder contarle al mundo lo que aquellas personas sin voz o sin la influencia de los grandes medios están pensando.


Hace un par de semanas recibí un e-mail de la editora de Global Voices Latinoamerica, que ha sido una persona sumamente entusiasta y paciente y sin que me de cuenta me ha dado buenas lecciones sobre como redactar un post, contandome de la posibilidad de ir al "Summit" anual del equipo de GV. De por sí la idea me hizo brinca en un pie, conocer a otro montón de personas que al igual que ello sienten pasión por el periodismo ciudadano, las redes sociales, la tecnología, la escritura y por supuesto (y creo que es de los elementos principales de GV) la inconformidad suficiente para cambiar el mundo o al menos morir en el intento.

De modo que para hacerles el cuento corto voy a viajar a Kenia a reunirme con parte del equipo de GV, voy a conocer personas en la misma onda y voy a poder nutrirme de personas que están cien por ciento metidas en el asunto. Tengo esa extraña mezcla de expectativas, miedo y nerviosismo que acompaña a las buenas experiencias.

Pensaba escribir de esto más adelante pero han hecho un "badget" para participante del summit y pensé que era una buena oportunidad para contarlo. Seguramente en su momento tendré mucho más que escribir y contar al respecto.

miércoles, mayo 16

Del liderazgo, los seguidores y Panamá.


Comienzo con la premisa de que la función del lider es producir más líderes, no más seguidores.
Ralph Nader


El asunto con la democracia es que todos somos responsables de las decisiones de la mayoría. No es que sea el peor método posible, se me ocurren varios peores, pero siendo sinceros tampoco es exactamente el mejor. En los agitados días políticos que ha vivido Panamá, con protestas por todos lados, denuncias de corrupción y los dos principales lideres del país (presidente y vice- presidente) insultándose y demandándose da mucho que pensar sobre los métodos de liderazgo y también un poco sobre la clase de seguidores que somos. 

Como funciona la democracia: Puedes tener una educación lujosa
y un alto CI pero el resto de nosotros decidió que todos saltaremos
en este lago de lava caliente. Ahora ¡Vamos!
Hay quienes dicen, el presidente incluido, que el hombre puede ser criticable pero no sus obras y se escuda bajo la falacia de estar cambiando a Panamá para mejor a base de “obras” y que él en cambio habla como el pueblo (vulgaridades y cosas así porque así, según él somos los del pueblo) y hay seguidores que lo aplauden cual focas diciendo: No me importa si es confrontativo y violento, no me importa que diga dos o tres barrabasadas por conferencia de prensa siempre y cuando haga el trabajo. 

Y me pregunto yo si al final es un metro o una carretera más amplia es lo que dará un mejor Panamá. Si conseguir un grado de inversión o mantenernos en las pupilas ambiciosas de los inversores internacionales será lo que necesita Panamá para salir adelante o más bien tendremos todo eso pero un liderazgo sin pies ni cabeza, que no les tiembla el pulso para mentir y luego negarlo como si el pueblo fuera tonto o peor aun como si no hubieran quedado grabados en cualquier cantidad de cámaras y sido reproducido miles de veces en las redes sociales. En estos tiempos del internet ser político y mentiroso es particularmente difícil. 

Y es que un presidente aparte de hacer obras debe ser el “líder” del país y no me refiero a tomar todas las decisiones por si mismo, eso no es liderazgo, me refiero a ser la brújula moral de la nación a poner los estándares altos a que todos podamos mirar en él lo que cualquier panameño debería ser, o sea que hablar en términos vulgares queda completamente fuera de juego, no porque el pueblo no hable así sino porque el presidente NO es el pueblo. Y ya sé que no hay persona perfecta obviamente todos estamos llenos de errores pero el asunto hacer un esfuerzo para que pese a esos errores apuntemos a algo más alto que nosotros mismos. 

Puede que este equivocado pero así lo veo yo.

martes, mayo 15

Cuando la literatura, la fantasía y la historia se cruzan.

"La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos."
Francisco de Goya

Hace un par de años cayó en mis manos el tomo uno de Canción de Hielo y Fuego: Juego de tronos del escritor George R.R. Martin. No recuerdo si fue porque leí en alguna página web o alguna recomendación en un foro lo cierto es que en cuanto lo tuve en mis manos y empecé a leerlo no pude parar hasta terminar los cuatro tomos que existían en ese momento. -Luego leería el quinto y me quedaría como la mayoría de fans cruzando los dedos para que George R.R. Martin tenga suficiente vida para terminar la historia- 

La serie era una especie de libro de culto para todos aquellos que disfrutamos las buenas dosis de fantasía y creemos que la imaginación tiene mucho que enseñarnos sobre la vida real. Martin supo como trazar todos los tejemanejes de la vida política en un mundo de fantasía con gobernantes de fantasía pero el mismo ansía de poder y predisposición a la corrupción  y al mismo tiempo que cuenta una historia fantástica, en todo el esplendor de la palabra, nos hace ser críticos con nuestros gobernantes, nuestros valores, nuestro sistema ético, nuestro mundo y por supuesto con nosotros mismos. 

Lo interesante del asunto es que hasta hace un par de meses atrás hablar de juego de tronos o canción de hielo y fuego era de esas cosas que te hacían entrar en un pequeño circulo de confianza. -¡ah! ¿tú también lo has leído? y al instante sabíamos que en esa persona había un cómplice y un potencial amigo aunque lo único que nos uniera fueran aquellos libros. Pero ahora todo ha cambiado y desde que HBO sacó la serie (que esta muy bien hecha) la cantidad de seguidores de la historia se ha multiplicado por miles. Da un poco de celos entonces es como si algún secreto que disfrutábamos tener en un disminuido grupo se convirtiera en dominio popular. Pero por otro lado da gusto pensar que quizá muchas de esas personas también se acerquen al libro curiosidad de lo que les pasara a los Lannister, a los Starks, Grejoy y tantos otros buenos personajes que pueblan las páginas y ahora las pantallas de esta fenomenal historia. 

Los que han leído los libros probablemente estén como yo con ojo critico sobre como narra la historia la serie, y aunque sabemos exactamente que sigue a continuación aun nos indignamos con las injusticias, nos emocionamos con las pequeñas y sorprendentes victorias y nos asustamos cada vez que alguien advierte: -Viene el invierno- 

Digamos que mis esperanzas están cifradas en que este sea uno de esos fenómenos que lleve a la gente de la televisión a los libros. Aunque de hecho me he encontrado los dos primeros tomos en librerías panameñas a cuarenta dolares cada uno... (yo conseguí los cuatro primero a veinte dolares) en ese caso convierten la lectura en un tema elitista y privilegiado y... bueno ese es otro tema. Lo que quiero decir es que Canción de hielo y fuego no tiene desperdicio como una joya de la literatura de fantasía.

lunes, mayo 14

De cocinar y disfrutarlo.

La vida interior necesita una casa confortable y una buena cocina.
David Herbert Lawrence 

He de reconocer que mi vida ha cambiado en múltiples formas los últimos años. Es menester aceptar que no siempre he sido el más ducho para los cambios, a veces me cuestan y aunque me emocionan, suelen crearme zozobra y temor. Pero una vez les tomo el ritmo acostumbro disfrutarlos e intentar sacarle el mayor provecho posible. 

Por esas cosas de la vida me ha tocado encargarme de la cocina en los últimos meses de mi vida. Nunca fui destacado en el asunto culinario, a pesar de que tengo una mamá que cocina exquisito y una hermana mayor que para ser chef solo le faltan las ganas. Yo era soy digamos el menos destacado, salchicha al micro-onda con arroz salado era mi especialidad. 

Pero me ha tocado aprender, o mejor dicho me ha tocado meterle ganas y descubrir de pronto que hasta me gusta hacerlo. Cocinar puede ser tan creativo como escribir o como pintar un cuadro, aunque en este caso la creatividad suele atraer complicadas consecuencias. He aprendido a conocer (por Hannah) deliciosas comidas que en otro momento no hubiera volteado a ver y he aprendido a disfrutar del esfuerzo de un buen plato cocido a fuego lento (que es la mejor forma para hacer todas las cosas tanto en la cocina como en la vida) 

No puedo alabarme pues se vería mal (en los blogs como en la vida real) pero definitivamente puedo reconocerme que he mejorado mis primitivas habilidades para cocinar. Aun no le llego ni a los tobillos a Hannah, a mi mamá o a mi hermana pero quien sabe de aquí a un par de años. La cocina es una deliciosa forma de hacer arte que ahora estoy disfrutando.

domingo, mayo 13

Tener un perro es...

Todos los hombres son dioses para su perro. Por eso hay gente que ama más a sus perros que a los hombres.
Aldous Huxley 

Tener a Jolie en casa ha sido un placer y un reto, a partes iguales. Por un lado difícilmente se encuentra una perra más leal y fiel que Jolie. Si estoy en la casa no se despega de mí en ningún momento, lo que ha ratos se vuelve fastidioso y a otros ratos conmovedor. Si salgo afuera a buscar cualquier cosa y no la llevo conmigo se pone a llorar como si alguien le hubiera arrancado el corazón, quién haya oído a un Basset Hound llorar sabrá de lo que hablo. 

A veces entra en el baño, su cuarto prohibido, y devora de tres bocados la comida del gato, a veces salta de pronto en la cama o empieza a ladrar con su vocerron intimidatorio. Ella sabe que ha hecho mal y aun así lo hace. Es gracioso cuando Hannah le habla y le dice cosas como -¡Ay no Jolie! ¿quién hizo eso?- Jolie agacha la cabeza y pone cara de entender la magnitud de su pecado. 

Suele ser juguetona y cariñosa y lamer con su lengua húmeda cualquier rostro que encuentre desprevenido. Pero lo más bonito de Jolie es su capacidad de olvidar cualquier cosa que se la haya hecho, cualquier regaño y estar pronta a perdonar, a hacer literalmente como si nada hubiera pasado, ya sé que los perros han de tener una memoria muy corta, pero como sea suele ser un reto para mí echar de la misma manera a un lado las cosas que me han ofendido o me han hecho sentir mal. 

Tener a Jolie ha sido un placer, más que un reto, definitivamente es eso…

sábado, mayo 12

A veces sueño que me despierto...

Si vivir sólo es soñar, hagamos el bien soñado.
Amado Nervo


A veces los sueños pueden ser un obstáculo. Pueden obnubilarnos la vista con ingratas visiones de lo que “podría ser” y dejamos de percibir aquellas cosas que “son” y deberíamos disfrutar en su totalidad. O peor aun algunas veces se interponen entre los que haceres diarios entre las cosas vitales de cada día. 

Me gusta soñar, tengo la cabeza llena de sueños, algunos más disparatados que otros y algunos más posibles que otros. He aprendido a luchar a cada instante y a procurar que en un futuro no tan lejano pueda asirme a ellos y decir: Lo he conseguido.

Pero también he aprendido a dejarlos a un lado de vez en cuando, a decir que si no llegan hoy o pasado esta bien; pueden esperar otro par de años. He aprendido a tener por satisfacción el intento bien hecho y aunque no es suficiente he aprendido a sonreír sabiendo que hice todo lo que estaba en mis manos, a veces simplemente no se puede hacer más. 

Puede sonar derrotista o conformista pero lejos de ser eso quiero decir que he aprendido a disfrutar mi presente o como diría Rilke mis preguntas. A saber que las incertidumbres de hoy probablemente dejen de serlo muy pronto o quizá, y esto es más posible, sigan siéndolo por mucho tiempo más y por lo tanto en vez de convertirlas en compañeras indeseables prefiero tornarlas en mis amigas; amigas incertidumbres.

Quizá sea porque hoy ha sido un día difícil, de mirar el lado feo y grotesco de las personas. Quizá porque hoy ha sido un día de aprender sobre el ser humano, incluyéndome a mí. No obstante hoy me ha dado por pensar que mis sueños son los compañeros de viajes y que mi responsabilidad no es “alcanzarlos” es perseguirlos con todo lo que pueda, con todo lo que tenga. Si al final lo consigo, si me aferro a mis sueños y logro entonces colocarlos en la repisa de trofeos alcanzados, pendiente de estrenar, podré proseguir con otro sueño y otra incertidumbre y si no, si al final persigo un mismo sueño toda la vida sin poder darle alcance, sin conseguirlo, lejos de sentirme derrotado, espero tener la satisfacción de haberle dado todo lo mejor de mí. Sí, al final eso es suficiente para saber que el día ha valido la pena.

viernes, mayo 11

Donde se ocultan las historias.

Necesitamos desesperadamente que nos cuenten historias. Tanto como el comer, porque nos ayudan a organizar la realidad e iluminan el caos de nuestras vidas.
Paul Auster

Las historias están allí para quien quiera verlas o quizá para quien pueda verlas. Suelen esconderse en los asientos del bus disfrazadas de señoras que hablan por celular o de una madre que intenta explicarle el mundo a sus hijos. 

Suelen quedar impregnadas en el cemento fresco para que un par de años más tardes alguien al pasar se pregunte ¿quién habrá dejado sus huellas allí? ¿habrá sido un accidente? ¿Fue a propósito? Y si alguien tiene demasiado tiempo puede elaborar complejas teorías al respecto.

Están las historias que se enredan en la mirada de algún anciano que observa al mundo con ojos agotados de quien ha visto tanto y sabe que aun no ha visto nada y está también la mirada irreverente de los muchachos que creen saberlo todo sin haber vivido nada.

Se ocultan, apenas, en el mal humor de la cajera que nos atiende con una mueca y uno puede solo suponer cuales serán los problemas que la aquejan o si, quizá, sea una de esas personas permanentemente mal humoradas. Y suelen asomarse muy seguido en la sonrisa de los niños que sonríen al obtener cualquier baratija que atesoran cual un tesoro.

En los suspiros del chico enamorado que contempla a la chica que sabe nunca podrá tener o las risas desternilladas de los amigos. Las historias están en todos lados y de vez en cuando me gusta detenerme a olerlas, mordisquearlas o saborearlas. 

En conclusión (y solo porque debe haber alguna) las mejores historias se encuentran cuando despegamos los ojos de la pantalla o de los libros.

jueves, mayo 10

Blogs que salvan al mundo

Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.
Martin Luther King 

La mayoría de veces las buenas acciones están allí justo en frente de nosotros. No hay que rebuscarlas o hacer grandes aspavientos, simplemente aprovechar las oportunidades que se te cruzan por el camino. Cómo esta tarde navegando por las tempestuosas aguas del Internet me encontré con esta iniciativa: ¡Haz tu blog CO2 neutral! 

La idea es que por cada blog que use su "gadget" ellos apadrinan un árbol. Es de esas oportunidades que uno simplemente tiene que hacer algo por participar porque más fácil que eso imposible. En su página web explican como un blog normal (15,000 visitas al mes) -o sea contrapunto es muy anormal-  produce 3,6 kg de CO2 al año y un árbol neutraliza aproximadamente 5,0 kg de CO2 al año, es decir compensa con creces la "huella de carbón del blog" 

Como escribía ayer muchas veces estamos dispuestos a quejarnos, tuitear o bloguear del problema y pocas veces a formar parte directa de la solución. Esta es de esas oportunidades de oro donde simplemente al agregar una pequeña marca en tu blog ayudas a hacer algo bueno. Si tienes un blog no desperdicies la oportunidad de hacer algo bueno por el mundo y unirte a esta iniciativa.

miércoles, mayo 9

De vergüenzas y el Panamá que todos queremos.

Curiosamente, los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado.
Alberto Moravia 

Pensé que el día de hoy escribiría una carta a los políticos de Panamá. Inclusive tracé dos o tres borradores donde repudiaba su forma de actuar, su poco importa y su constante dejar en vergüenza en Panamá, aunque ellos le echen la culpa a los medios y digan que están “afectando el nombre del país” pero al igual que ustedes estoy un poco harto de la política y sus asquerosidades ni hablar de la ridícula cuña que ahora han puesto en televisión y la llamo ridícula porque no hay otra forma de hablar de una cuña publicitaria que se irrespeta a sí misma al cantar una parodia de opera y sin decir nada en realidad. 

El actual gobierno fue elegido con ese tipo de campañas y no es de extrañar que la sigan utilizando pues ya les funcionó una vez. Sin embargo aquel dicho de cada país tiene el gobierno que merece no podría caernos mejor a los panameños quienes creemos merecer cielo y tierra pero un cielo y una tierra exclusivamente para nosotros donde nadie se interponga en el camino de la felicidad y es que los mismos panameños que se quejan de Lavitola y cualquier otro escandalo del gobierno son los mismos que aprovechan la minima oportunidad para saltarse las reglas. 

En las mañanas cuando el trafico en la autopista hacía Panamá es lo peor nunca deja uno de ver varias decenas de carros que sin pensar en los demás se montan en el paño de emergencia, solucionando su problema pero dejándonos a todos los demás en un mayor entuerto pues tendremos que esperar a que regresen al carril reglamentario. Y luego se quejaran de los gobernantes, de los diputados son corruptos y se aprovechan. Estoy totalmente convencidos de que ellos harían lo mismo si estuvieran en su lugar. 

Y es que la corrupción solo puede llegar a gobernar un país que se lo permita, como dice Ruben Blades “no te compran si no te vendes” si los panameños votáramos en con el cerebro esperando un plan de gobierno con sentido y sustentado si nos diéramos cuenta que el paternalismo solo nos sume en la misma espiral de siempre en vez de botar con el hígado porque el gobierno anterior no me solucionó o porque este me prometió más cosas por menos trabajo. 

Si en vez de sentirnos buenos ciudadanos cada 4 años porque nos manchan el dedo de morado entendiéramos que Panamá se construye día a día y no solo para mi como individuo sino para toda una sociedad que necesita salir adelante, tal vez las cosas serían diferentes. Tal vez los gobiernos no tuvieran espacio para la corrupción porque el pueblo no la tolera, tal vez nadie podría pasar por encima de nosotros porque nosotros no pasamos por encima de nadie, tal vez nuestros gobernantes tendrían que trabajar con honradez porque nosotros trabajamos con honradez. 

Pero mientras creamos que todo es culpa de los políticos y no miremos nuestra viga en el ojo seguirán haciendo el ridículo por nosotros y arrastrando el nombre de Panamá por el suelo y no será culpa de ellos sino toda nuestra.

martes, mayo 8

De viajes en el tiempo y escritos incompletos (y lluvia)

El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto.
Charles Chaplin


En uno de  esos viajes en el tiempo que podemos hacer hoy en día con la magia del Internet, revisar antiguos correos, avergonzarnos de escritos, pensar ¿qué rayos tenía en la cabeza?, alegrarnos de haber perdido contacto con una persona o lamentarnos de no saber más de otra, sentirnos un poco más maduros o peor más viejos, encontré un escrito que supongo era el inicio de una historia mucho más larga que nunca se llegó a concretar (quizá algún día) el asunto es que me causo gracia pues menciona la lluvia que ha estado presente en mi cabeza los últimos días y al parecer los últimos años también. El escrito tendrá unas cuarenta páginas de alucinaciones literarias poco potables, sien embargo me gustan los primeros párrafos, ya lo sé, son míos y por ende me gustan, pero también me gusta releer una historia mordidas a partes ciertas y partes falsas, no es porque sea genial ni nada por el estilo, pero quería compartirles los primeros párrafos si gustan échenles una leída. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Lo primero que salta a mi cabeza al recordar aquellos días es la lluvia; fría y destemplada, que se escurría con impaciencia por los oxidados tejados del barrio. Recuerdo sobre todo que me fastidiaba en gran manera cada vez que el cielo se tornaba gris y amenazaba con caerse a pedazos. Amenaza que cumplía cada cierto tiempo arruinando todos mis planes de salir a jugar o hacer cualquier cosa que tuviera el mínimo asome de divertido. Quizás por eso, aún hoy en día, cada vez que el cielo se nubla, mi sentido de humor cambia y una extraña esquizofrenia se apodera de mí. No estoy loco aclaro, solo detesto los días nublados y lluviosos. O por lo menos los detestaba en aquel entonces, hoy puedo decir que los odio. Sin embargo en aquellos días cuando era un niño el odio era un sentimiento prohibido.

Mi madre por aquel entonces decía que yo tenía batería solar, y por supuesto, en mi inocencia infantil me trague todo el cuento. Era por eso que las tardes extra soleadas, tan comunes en mi tierra, tiraba la camisa por los cielos y me acostaba espaldas arriba, (siempre imagine que mis baterías solares se encontraban allí) a recargar las pilas, lo cual me provoco más de una insolación y miles de regaños maternos, yo en cambio sentía que cumplía con mi deber de mantenerme vivo, cargando bien mi batería en previsión a aquellos terribles días nublados que siempre asomaban a la vuelta de la esquina. 

Además de la intermitencia de días soleados y nublados mi infancia se vio matizada por los diversos juegos que solíamos inventar con mis hermanas. Por supuesto al ser ellas mayoría lograban imponer reglas bastante feministas hasta a los juegos más violentos, quitándole así un poco la diversión pero dejándome lecciones que me servirían para sobrevivir en un mundo que de a poco se iba tornando más y más feminista, aunque insistan en tildarlo de machista. Aunque debo aclarar para ser justo que yo le daba también un toque masculino a todos sus juegos de niña.

Tenía cuatro hermanas y cada una de ellas era diferente en todos los aspectos. A veces cuando era consciente de aquella diversidad me preguntaba si en realidad eran todas hijas de papá y mamá o había sido recogida de algún lugar. La última hipótesis tenía muchos factores a su favor que se vieron acrecentados y apoyados aún más al llegar todas casi juntas a la adolescencia y aumentar los conflictos por cuanto cachivaches tuvieran y pudieran pelear. Los días que amanecía realmente sabio, me mantenía al margen de aquellas discusiones bélicas observando y protegiéndome en el momento que los misiles empezaban a surcar el aire. Otros días en los que mi sabiduría parecía haberse ido de viaje, (viajes que eran y son muy frecuentes) tomaba algún bando en el conflicto, casi nunca era el mismo, no obstante los resultados eran casi los mismos. Las partes de la contienda al ver al intruso irrumpir en la zona de combate, milagrosamente encontraban de pronto un punto en común y volcaban su ataque denso y pesado hacía mi persona. Nunca aprendí la lección y por lo menos tres veces por semana (sí, mi sabiduría solía viajar mucho) terminaba escondido en mi árbol oyendo desde lejos los epítetos nada amables que lanzaban en tanta armonía las antiguas enemigas unidas ahora por una causa en común. Quizás si hubiera conocido en aquel entonces el significado de la palabra Mártir, se hubiera convertido en mi favorita y aunque no lo era en el sentido puro de la palabra, me hubiera sentido así: un mártir en persecución.

lunes, mayo 7

De los sueños y los días lluviosos...

"Somos del mismo material del que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueños."
William Shakespeare


Hoy fue de esos días raros; donde el sol apenas se asomó tímidamente para luego dar paso al agua que corriendo por el tejado salpicó el cemento y acabó siendo tragada por una tierra insaciable. El agua tiene algo acogedor cuando cae (y uno puede permanecer en casa) es una buena excusa para calentar una taza de chocolate o un café y sentarse a conversar, a soñar y a poner en palabras aquellas cosas que siempre se nos escapan entre post y post o tuit y tuit. 

En Panamá era día de duelo nacional y para nosotros un día de estar juntos, de desayunar con más calma, de conversar mientras nos tomamos el té, de tomar una siesta en la tarde, de ver a las iguanas comer mango y a las ardillas pasar corriendo entre los arboles. Conversamos de todo, sacamos lustre a viejos sueños y quitamos las telarañas a algunas ideas precozmente oxidadas. 

Hablamos de libros, soñamos de libros y plasmamos en improvisadas hojas sueños escritos en tímidos trazos. Hablamos de contagiar a otros con esa plaga que nos carcome y no nos deja tranquilo, hablamos de infestar a todo el mundo, de compartir nuestros libros, de hacerlos leer, de no darles noches tranquilas sino cansadas madrugadas con el abrumador dilema si dormirse de una vez o leer “una página más”. Hablamos de hablar y soñamos con seguir soñando. 

La lluvia cesó por ratos quizá solo recordándonos que muy pronto estará aquí todos los días. Pero hoy no importaba todo lo que necesitábamos estaba aquí al alcance de nuestras manos con los libros y los sueños, con las esperanzas y los temores y con la absoluta certeza de que no importa cuanto llueva, mañana o quizá pasado saldrá el sol.

domingo, mayo 6

Los peores amigos del mundo.

Los amigos no son ni muchos ni pocos, sino los suficientes.
Hugo von Hofmannsthal

Tengo los peores amigos del mundo. No se acuerdan de mi cumpleaños –a menos que Facebook se lo recuerde- no llaman nunca para preguntar como estoy, si me caigo son los primeros en reírse, si me sale alguna buena oportunidad encuentran en un dos por tres como convertirlo en una burla, si me enfermo hablan de lo débil que soy o de la mala calidad de mi cuerpo, nunca dejan bonitos mensajes en mi muro de Facebook diciendo cuan buen amigo soy ni siquiera comparten esas cosas de “pega esto en el muro de los más maravillosos amigos” 

Aun así tengo amigos dispuestos a pasarse la tarde conmigo arreglando un problema de plomería -¡sí al fin!- y hacerlo de buena gana entre chiste y chiste, tengo amigos dispuestos a escucharme o leer mis absurdos escritos, amigos con los cuales sé puedo contar aun cuando nos separen kilómetros de distancia. 

Uno de los bemoles de las redes sociales es lo fácil que se trivializan las cosas, ser amigo, buen padre o buen hijo, ser cristiano o satánico solo se diferencia por las cosas en las cuales haces “like” y la amistad ha sufrido también las consecuencias de esta disgregación de las cosas buenas, es fácil ser amigo en Facebook y poner cosas bonitas –o cursis- en los muros. Lo difícil es estar allí cuando se nos necesita cuando realmente hay que meter hombro para ayudar a quien llamamos amigos. 

Así que sí, tengo los peores amigos del mundo pero sé que estarán allí cada vez que los necesite.

sábado, mayo 5

De un día no planeado.


Trabajo deprisa para vivir despacio.
Montserrat Caballé


Me duelen los dedos al teclear. He pasado todo el día -y no exagero- intentando arreglar un problema de plomeria en la casa. Nunca he sido bueno para los trabajos manuales, mis manos suelen ser demasiado torpes y yo demasiado ansioso como para controlarlas. Pero hoy me tocó echar mano a los talentos que no tengo y hacer el intento. El resultado es -al menos- frustrante. Me duelen las manos, la espalda y los brazos y el problema aun no ha sido resuelto. 

Es en momentos así en que uno debe reconocer que necesitamos, vitalmente, de otras personas. Hoy mismo -en mi único descanso del día- llevamos el carro a que le arreglaran un problema con el aire acondicionado. El muchacho se deslizó entre las piezas con presteza, soltó lo que tenía que soltar, apretó lo que tenía que apretar y en menos de una hora el asunto estaba resuelto. 

No es que haya alguna moraleja en el asunto, aparte de anotar que aun los oficios que parecen más sencillo tienen su "truco", solo quería escribir por aquí y torturar un poco más mis machucados dedos y contarles que hoy me tocó hacer de Mario Bros, pero sin hongo y sin monedas. 

viernes, mayo 4

De los profetas en su tierra y Mariano Rivera

La envidia es el gusano roedor del mérito y de la gloria. Sir Francis Bacon

Aquello de “nadie es profeta en su tierra” me parecía algo anecdótico hasta el día de ayer. Mariano Rivera, uno de los más grandes deportistas que ha dado este pequeño país, caía lesionado en un entrenamiento. La lesión es tan seria que inclusive pone en riesgo si podrá volver a lanzar alguna vez. Fue interesante ver como el tema principal en las redes sociales era la lesión de Mariano y como muchas personas pese a no sentirse identificado con equipo en el cual milita el panameño mostraban sus muestras de aprecio y respeto por un gran deportista y ser humano. 

No obstante los cibernautas panameños se mostraban mucho más cínicos e indiferentes. Hubo hasta quien se atrevió a decir que se trataba de “Karma”. Desde mi punto de vista Mariano Rivera no ha hecho otra cosa que dejar el nombre de Panamá en alto. ¿o es que esos panameños que despotrican contra él tirando puyas envenenadas de envidia no lo han visto celebrar sus mejores triunfos con la bandera de Panamá en la mano? ¿O es que no han escuchado a los comentaristas hablar del “orgullo de Puerto Caimito”? 

Hay quienes simplemente se empecinan en recordar que una vez Mariano se negó a jugar por Panamá. En ese momento dio razones validas, no quería lesionarse, estaba en el mejor momento de su carrera, para muchos esto significó la traición más grande que se puede hacer a la patria y colocaron al pitcher en la misma categoría que el peor de los panameños. 

Esas mismas personas no obstante muchas veces no dudan en saltarse la ley si les permite jugar vivo, no piensan dos veces “rebasar” a todo el mundo por el carril de emergencia o tirar la basura donde bien caiga. Ni siquiera dudan cuando el dependiente de la tienda le pregunta si quieren factura. –No ¿para qué?- 

Creo que Mariano Rivera tiene suficientes méritos y actos que lo defienden. El asunto aquí es preguntarnos ¿en que basamos nuestra apreciación de lo que es ser un buen o un mal panameño? ¿Es mejor panameño el que se enfunda una camisola que diga Panamá y luego lo detengan con armas y drogas en su vehículo? ¿es mejor panameño el que gana una pelea de boxeo pero luego descuida su familia? 

En ratos así me duele pensar que nuestra brújula moral este tan perdida. Llamamos a lo malo bueno y a lo bueno malo. Ojala y pueda regresar Mariano a lanzar y a seguir dejando el nombre de Panamá en alto y ojala nosotros también nos demos cuenta que con cada acto correcto que hacemos, con cada gesto de consideración también hacemos un mejor Panamá, más aun que si nos ponemos un suéter con las seis letras.

jueves, mayo 3

Del periodismo y otros demonios...

El periodismo es grande. Cada periodista ¿no es un regulador del mundo, si lo persuade?
Thomas Carlyle


Hoy es el día de periodista. La verdad es que desde hace meses me he alejado de los medios tradicionales de comunicación, en parte por salud (para no pasar el día rabiando) en parte porque me desespera ver muchas veces a hombres y mujeres con la única habilidad de saber leer una pantalla y la única ventaja de verse bien frente a las cámaras –no en todos los casos- 
El oficio del periodismo es uno de los que quizá causan mayor admiración. ¿No eran Peter Parker y Clark Kent periodistas? Uno suele imaginarse a titanes que luchan contra el sistema y que se dejan el pellejo persiguiendo ideales. Por eso resulta tan frustrante encender la televisión y encontrarse con personas que se endosan el titulo de periodista, se colocan en frente de la batalla como un referente de la cultura y de la sociedad y resultan ser simples lectores de pantallas; sin ideas ni convicciones y en mucho caso sin valor para hacer las preguntas atinadas en el momento correcto. –No todos- 

Es lamentable ver por un lado a una prensa ansiosa por ponerle zancadillas al gobierno (como si de por sí no se estuviera cayendo solo) y por otro lado a una prensa zalamera y arrastrada que solo encuentra aciertos donde la lógica y el sentido común nos pide por lo menos un alto de reflexión. 

Hoy es el día del periodista y creo que los hay buenos, verdaderos titanes que se juegan la vida por informar la verdad, que investigan, que se preparan que saben usar la gramática y evitar la redundancia fatal. A esos desde mi admiración ¡Felicidades!

A los otros que solo ven en el periodismo una empresa mercenaria donde ofrecer al mejor postor la cámara o la pluma a los que han hecho que muchas veces el periodismo sea objeto de burla y desprecio a esos no tengo nada que decirles.


miércoles, mayo 2

Carlos Ruiz Zafón, los buenos libros y la incomodidad.



En las últimas semanas me he devorado dos de mis regalos de cumpleaños. “El juego del Ángel” y “El prisionero del cielo” dos buenísimos libros del autor español Carlos Zafón que cumplen con la función básica de un libro: entretener y dejar una que otra idea suelta rebotando en tu cabeza, obligándote a pensar e ir más allá. En pocas palabras: Todo buen libro tiene que dejarte un poco incomodo. 

Soy un admirador de la narrativa de Zafón (aun cuando creo que dejó lo mejor de sí en “La sombra del viento”) sabe como describir una escena, como hacer un dialogo y como mantenerte despierto hasta las dos o tres de la mañana para descubrir como el personaje sale del embrollo, si es que sale –a Zafón le gusta matar dos o tres protagonistas por libro- 

Pero también admiro y respeto su forma de filosofar y llevarte a la reflexión a través de diálogos cargados de sentido párrafos tan geniales como: 

"- La envidia es la religión de los mediocres. Los reconforta, responde a las inquietudes que los roen por dentro y, en último término, les pudre el alma y les permite justificar su mezquindad y su codicia hasta creer que son virtudes y que las puertas del cielo sólo se abrirán para los infelices como ellos, que pasan por la vida sin dejar más huella que sus traperos intentos de hacer de menos a los demás y de excluir, y a ser posible destruir, a quienes, por el mero hecho de existir y de ser quienes son, ponen en evidencia su pobreza de espíritu, mente y redaños. Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos, porque su alma nunca les pertenecerá." 

O esta otra: 

"- Confieso entonces que no sé nada.
- Siga por ese camino y encontrará los pasos del gran filósofo. Y por el camino lea la Biblia de cabo a rabo. Es una de las más grandes historias jamás contadas. No cometa el error de confundir la palabra de Dios con la industria del misal que vive de ella." 



Lo que quiero decir es que si puedes echarle una leída a estos libros hazlo, son de esos libros tan entretenidos como retadores y en el mejor de los casos terminaras incomodo preguntándote un poco ¿cómo puedo cambiar el mundo? Esa es la marca de un buen libro.

martes, mayo 1

Sobre anonimato, discusiones y el porque de este blog.



El anonimato es una moneda de muchísimas caras. Por un lado hay situaciones en que la seguridad y la vida misma esta en juego y hace necesario ocultar el nombre, proteger la identidad. En otros casos, y sobre todo en estos tiempos actuales donde uno puede cambiar de identidad como de ropa, el anonimato se utiliza muchas veces para ocultar la cobardía, la falta de argumentos o simplemente para desechar, grotescamente, lo que otro se ha esforzado en construir. 

Muchas de las cosas que se plasman en este blog no son más que dudas disfrazadas de certezas, pequeñas preguntas que brincan dentro de mí, dentro de nosotros y no encuentran más salida que flojas certezas lanzadas al mundo de las letras y de las opiniones de cuanta persona se digne dar una vuelta por aquí. Se agradece infinitamente a todos aquellos que aun se toman el tiempo de comentar, de animar e inclusive de criticar con bases, argumentar o simplemente no estar de acuerdo con lo que se escribe. De todas maneras lejos de ser un blog con intenciones dogmáticas es una constante preguntarnos ¿será verdad? ¿Es así? 

No obstante los últimos días hay quienes se han dedicado a dar una vuelta por el blog y dejar bilis y sangre en comentarios encarnados comentarios que bien podrían prestarse para iniciar una discusión pero el que los escribe se va dejando un simple “anónimo”. 

En parte ha de ser mi delicado ego de pseudo escritor que se ofende y resiente ante los ataques pero por otro lado es también la indignación que me causa una persona que llega a criticar, atacar e inclusive insultar y luego no se atreve a dar su nombre para darle por lo menos una respuesta personalizada. Es como llegar, empujar a alguien y luego salir corriendo, así de cobarde me parece. 

Creo en la critica e inclusive en el uso del anonimato cuando lo dicho puede ir en contra de la vida misma. Pero no creo que al postear un comentario esta de más dejar el nombre para entonces poder empezar un dialogo entre dos personas que, probablemente, piensen diferente pero siguen siendo dos personas. Después de todo esa es la idea de contrapunto.